LA INSTITUCIONALIZACIÓN DEL VANDALISMO

 

LA INSTITUCIONALIZACIÓN DEL VANDALISMO


NOTA:

Este artículo fue publicado literalmente, como sigue a continuación, por el diario catalán La Vanguardia (domingo, 16-11-03, pags. 34-35) dentro de la sección ³Temas de debate: La violencia en el fútbol². En esta sección, también, intervinieron: el inglés Eric Dunning, profesor en la Universidad de Leicester( Gran Bretaña), fundador del Sir Norman Chester Centre For Football Research, con el articulo: ³El fenómeno del hooliganismo²; y el francés Patrick Mignon, doctor en Sociología, responsable del Institut des Sports et l¹Education Physique(Francia), con el artículo: ³Violencia en el fútbol, también un problema político².
Ambos autores han publicado diversos y reconocidos trabajos sobre la violencia en el fútbol. En esta sección de La Vanguardia, se incluye una bibliografía sobre el asunto que se trata cada domingo y en la que aparece mi publicación: ³Sociología de la violencia en el fútbol², 1990.
Agradezco vivamente la colaboración y amabilidad mostradas por Iñaki Ellacuría, periodista de La Vanguardia en dicha sección que se puso en contacto conmigo.

El fútbol, el deporte, puede ser una buena escuela de valores humanos, de civilización, de integración social; puede ser una instancia de encarnación e institucionalización del trabajo, juego limpio, competencia, cooperación... Como señaló el ex ministro de Cultura francés Jack Lang: Francia encontró en la victoria de su selección en los mundiales de 1998 un deseo de aventura colectiva que fue positivo para su economía y moral. Pero ¡ojo¡ el fútbol, viene dando lugar dar lugar a diferentes formas de violencia (que han causado numerosas muertes y heridos y todo tipo de agresiones injustificadas). Sólo en España, en los últimos 20 años, la violencia del fútbol causó nueve muertos y miles de heridos. Cada partido supone un importante y costoso despliegue de seguridad.

¿Qué es lo que encarna, institucionaliza y socializa, lo que ha venido permitiendo y tolerando este tipo de violencia futbolística, el ocio hooligan?. En el fútbol, cierto tipo de medios de comunicación (con la trivialización de la violencia), y la gran tolerancia social e institucional hacia las diferentes formas de gamberrismo y violencia, han creado un caldo de cultivo donde los grupos mas radicales han sabido imponerse. Hablamos de una guerra futbolístico-mediática, en la cual los grupos de hinchas disputan su propia liga, roban protagonismo a los futbolistas al convertirse en el centro de atención de los medios. El fútbol sirve como pretexto para la búsqueda de placer e impunidad, para sustituir el tiempo gris, rutinarioŠ. La institucionalización del ocio hooligan ha dado lugar a que jóvenes, y menos jóvenes (cuasi profesionales de la violencia) se sientan impunes y legitimados en lo que hacen. Y que, incluso en las momentos de mayor dramatismo, alarma social y tragedia, sean desafiantes y provocadores.

En este sentido, un "hooligan" del equipo londinense Arsenal publicó un libro en 1989 en el que decía entre otras cosas: ³Cuando ves la cara de un hooligan entiendes por qué el estadio, la violencia, el partido es como una dorga. ¡Mejor que una droga!². O lo dicho por un miembro de los Riazor Blues( Deportivo de La Coruña) tras la muerte de un aficionado en Compostela: ³Vamos de cacería antes del partido. Se trata de pasarlo bien con la violencia. Es un subidón de adrenalina². Así se explica también la
provocación de los boixos nois. Los cuales, con motivo del partido Barça-Depor de esta temporada, hicieron una pintada contra la gran pancarta que se confeccionó para que los espectadores de dicho encuentro pudiesen manifestar su rechazo de la violencia. El presidente del Barça, Laporta, públicamente, y con anterioridad a la muerte a golpes del aficionado Manuel Rios en Compostela, había manifestado que iba a aplicar tolerancia cero contra radicales como los boixos nois. Uno de sus líderes, ya entrado en años, salió en la televisión atacando al presidente del Barca por esta iniciativa. Unos días antes, en Asturias, tuvo que suspenderse un partido de la Tercera División en el que un aficionado fue acuchillado. Y a lo largo de la temporada 2002-2003 hubo diversos actos de violencia, como el acontecido en el Camp Nou durante el Barça-Madrid, que obligó a cerrar varios estadios de Primera División y categorías inferiores.

El artículo 29 de la Declaración de los Derechos Humanos dice que ³toda persona tiene deberes con relación a los demás, el orden público y el bienestar general². Teniendo en cuenta esta declaración, que recoge nuestra Constitución, debemos hacer todo lo posible por defender la fiesta del fútbol y no ceder ante el gamberrismo y la violencia de una minoría. Es preciso defender los espectáculos deportivos como un canto a la amistad y al encuentro, al juego y al espectáculo limpio, apasionado y creativo, y que puede contribuir a la sociedad como un elemento integrador.

Fdo. Miguel Cancio, economista y sociólogo, profesor de Sociología y Socioeconomía del desarrollo y los movimientois sociales de la Universidad de Santiago de Compostela


 

© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....