LA NACION ESPAÑOLA, ORTEGA Y AZAÑA

LA NACION ESPAÑOLA, ORTEGA Y AZAÑA

Millones de españoles vienen sufriendo graves ataques contra la vigencia de la nación española, su unidad y solidaridad, contra todo lo español.

Los que atacan a España han puesto en marcha un proceso guerracivilista contra la ejemplar transición española y que viene sirviendo de referencia para que otros países, como por ejemplo la dictadura comunista cubana, avancen a la democracia.

Incluso, los hay que vienen tratando de resucitar las dos Españas (Industria Sucia de las Dos España), de utilizar garzonera, polítiqueramente la memoria y los muertos de la guerra civil, y de fomentar, de nuevo, el odio y enfrentamiento entre los españoles.

La transición española de la reconciliación, y que pensó mas en los problemas de los españoles que en los intereses mezquinos y partidistas de unos cuantos, hizo posible la constitución española de 1978 del consenso y los Pactos de la Moncloa,  que le dieron a España su mayor era de libertad, democracia, desarrollo, bienestar y presencia internacional. Además, los que mas cedieron eran los que tenían todo el poder.

En Alemania, los principales partidos, sindicatos y patronales llegaron a acuerdos fundamentales que permitieron el llamado Milagro Alemán del desarrollo. Lo que también viene sucediendo en países nórdicos y Holanda, que tienen el paro mas bajo (entre el 2% y 5%. Lo que se considera pleno empleo). Lo partidos mayoritarios de centro-derecha y centro-izquierda alemanes hace muy poco tiempo se han puesto de acuerdo para modificar la constitución, pues, los Landers (autonomías alemanas), estaban bloqueando completamente el gobierno central, dejándolo sin competencias. Asimismo, se han puesto de acuerdo para hacer frente a una de las mayores crisis económicas que ha tenido Alemania y los resultados están siendo positivos.

IMPOSICION SOCIALNACIONALISTA

Fraga Iribarne, ponente constitucional, dijo, con razón, que los estatutos de autonomía podían ser un coladero para romper España. Empero, Don Manuel, Power Victim como Herrero de Miñón, Gallardón, ZP, Chaves (de la saga conseguidora felipista-guerrista. Claro que la fraguista tampoco fue moco de pavo. Y ¿qué me dicen de la maragaliana sin olvidar la roviriana, la euskera batua y en castellano, la zpera, la urbana villapsoera, la amontillada, asturianina, extremeña,  valenciana, etc.?, ¿y la mojo picona, la pitiusa?), Maragall, Montilla y otros, una vez que se desato el furor nacionalista, no dudaron en olvidarse de los principios y apoyar la inmersión, la imposición socialnacionalista-verdecomunistarepublicana y, así, ha pasado lo que esta pasando. 

En Galicia, incluso, a los extranjeros y españoles que acuden a los cursos de lengua y cultura gallegas para sacar el diploma de gallego y poder ejercer como funcionarios en la administración gallega, se trata de adoctrinarlos y, entre otras cosas, se les dice, en clases, conferencias, etc., que Galicia no es España, que Camba, Cela, Fernández Flores, Torrente, Valle Inclán y otros no son escritores gallegos por escribir en español.

Cuando estoy escribiendo este escrito, aún, no se ha hecho público por parte del Tribunal Constitucional (que, como la justicia y otras instancias, siempre debería ser honrado, independiente, competente, eficiente, defender-promover el juego limpio, y nunca politiquero, corporativo, partidista, nepótico, clientelar)  el recurso contra el Estatut de Cataluña y mediante el cual, se quiere reformar la constitución española, a mi modo de ver, de forma ilegal.

ORTEGA Y AZAÑA

En 1932, Ortega y Azaña intervinieron de forma memorable en las Cortes para tratar sobre el llamado Problema Catalán. 

Ortega,  que propuso lo de España de las autonomías, señalo que no se puede dar lo que piden los nacionalistas catalanes porque supondría romper España, negar la vigencia de la nación española y su soberanía.

Azaña, por el contrario, decía que hay que dar lo que piden los nacionalistas catalanes porque así se sentirán contentos dentro de España. 

Ortega le replicó que eso era una ilusión, pues, cuando se les diese lo que pedían volverían a la carga porque, para los nacionalistas catalanes, España era lo que menos les importaba e, incluso, muchos la odiaban, la convertían en el enemigo ideal, el mejor chivo expiatorio con el que eludir cualquier responsabilidad. 

El problema catalán, decía Ortega, es un caso del Nacionalismo Particularista y que definía así: "Es un sentimiento que se apodera de un pueblo o colectividad y les hace desear ardientemente vivir aparte de los demás pueblos o colectividades, mientras estos anhelan lo contrario, a saber, integrarse, fundirse en una gran unidad histórica, en esa comunidad de destino que es una gran nación². Y esto no se resuelve, decía Ortega, con una Constitución federal o diciendo que el poder de Cataluña emana del pueblo catalán, de la ciudadanía catalana. Lo que pone completamente en cuestión la soberanía española, la soberanía nacional que reside en el pueblo español y del que emanan los poderes del Estado.

Azaña le responde a Ortega que lo que quieren los catalanes es vivir de otra manera dentro del Estado español. A lo que, mas tarde, se apuntaría el presidente González, al cederle a los nacionalistas vascos la presidencia de la autonomía vasca y ya hemos visto lo que ha pasado. El presidente ZP, al apuntarse al Pacto catalán del Tinell, al todo vale por el poder, también, ha claudicado ante el nacionalismo independentista y antiespañol catalán y, en plan neoleninista, viene tratando de penalizar lo español, la vigencia de la nación española (que nunca cita), de deslegitimar, desestabilizar, nigunear y liquidar a media España, a los principales competidores, oponentes, agentes, grupos y medios críticos.  

No obstante, Azaña, en las Cortes, le dice a Ortega que en la constitución española no cabe que el estatuto catalán incluya el concepto de poder catalán puesto que la constitución, como el Estado español, es unitaria y no federal. 

Por ello, siempre según Azaña, no puede incluirse lo del poder catalán. Azaña, dice al respecto: "hay que hacer (en el estatuto catalán) la declaración expresa, que esta en la Constitución, de que los ciudadanos de la República española no tendrán nunca en Cataluña derechos menores de los que tengan los catalanes en el resto del territorio de la República española. Esto, señores diputados, no hace falta decirlo: esta escrito en la Constitución; pero a mi no me parece mal que se diga cien veces, porque como en torno del Estatuto y de la autonomía circulan fantasmas abracadabrantes, bueno será demostrar a las gentes, a fuerza de repetírselo, que tales fantasmas no tienen razón de existir, y no se pierde nada haciéndolo constar una vez mas en el Estatuto, aunque esta dicho varias veces, directa e indirectamente, en la Constitución".

Sigue Azaña: "señores diputados, la implantación de la autonomía, requiere un periodo transitorio que será largo; nadie piense que vamos a votar el Estatuto de Cataluña una tarde y al día siguiente se van a dar ordenes y vamos a contemplar salir dispersos de Cataluña los tercios de la Guardia Civil, los agentes de policía, los notarios, los funcionarios, los magistrados, a ver quien toma el tren mas presuroso. No; esto es absurdo, si bien hay muchas gentes ingenuas que se lo representan así, gentes ingenuas; pero la gente ingenua, en general, no hace mas que estorbar."

FANTASMAS, INGENUOS

A la luz de lo que viene sucediendo en España, creo que queda claro que lo de los fantasmas abracadabrantes existían e irían a mucho más. Y, en relación a la historia de España, Europa y el mundo, bastantes ingenuos, compañeros de viaje, clubes de inocentes (véase el libro muy esclarecedor de Stephen Korch, El fin de la inocencia. Willi Müzenberg y la seducción de los intelectuales), gentes que se han negado a ver lo que estaba pasando, lo han pagado muy caro. Pero, sobre todo, lo han pagado infinitamente peor cientos y cientos de millones de personas, víctimas del totalitarismo. 

Bien es verdad que, bastantes, ayer y hoy, por medrar, acumular y figurar, por el doctrinarismo, el ideologismo, por el poder, su erótica y privilegios, no son nada ingenuos y hacen lo que sea menester y se tercie para sacar tajada como sea.

Decía el gran poeta cubano mulato Gastón Baquero (víctima del totalitarismo comunista cubano): Que pasa que esta pasando/ que nos están trampantojando. El gran Ortega responde: Lo que pasa/ es que no sabemos lo que pasa, queridiños mios.

Fdo.: Miguel Cancio, economista y sociólogo, profesor de Sociología, Sociología de la Empresa y Socioeconomía del Desarrollo y los Movimientos Sociales de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago-Universidad de Santiago de Compostela (Galicia-España)/16-06-09/ Pagina web: miguelcancio.com 

© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....