EVOCAR EL ARTE DE  ROCIO JURADO PARA SEGUIR CONMOVIÉNDONOS,  PARA SEGUIR CANTANDO, PARA SEGUIR LUCHANDO POR ESPAÑA, LUCHANDO POR LA VERDAD

 

EVOCAR EL ARTE DE  ROCIO JURADO PARA SEGUIR CONMOVIÉNDONOS,  PARA SEGUIR CANTANDO, PARA SEGUIR LUCHANDO POR ESPAÑA, LUCHANDO POR LA VERDAD

Uno que no es nadie ni sabe prácticamente nada y que cuanto mas pasa el tiempo se da cuenta que sabe menos y que si cuadra nos queda el arte para seguir conmoviéndonos para seguir cavando en la ignota realidad y, tal vez, poder ver, sentir y estremecernos, vivir por unos instantes y en la evocación la vida mas vida que pueda ser vivida (a partir de Ortega y de Beni de Cadiz).

Uno siente como el buen poeta José Miguel Ullán  (recuperado por PRISOE & Socios & Lobbies después de ser  censurado y liquidado, uno mas, por uno de los periodistas que durante el franquismo puro y duro llego muy joven a los cargos y ocupo, siguiendo la tradición familiar franquista, uno de los puestos franquistas mas apetecidos  en el mundo periodístico; ahora reniega de su pasado, incluso de sus orígenes, da lecciones y carnets de democracia, de arte, de fútbol y de todo lo demás y en plan guerracivilista, alimenta el odio y promueve cacerías múltiples) en una magistral evocación de Rocío Jurado; uno siente que tal como están por aquí y por allá las cosas no hay que esconderse, transigir, mirar para otro lado, irse por las ramas; uno siente que la cantante de Chipiona por medio de su cante, de sus presencia, de sus manos (Miguel Angel, El Greco, Manitas de Plata), de su traza (Derrida, Pertegaz, Cachao, El Potra), de sus pliegues rizomaticos (Deleuze, Lacroix, Montesinos, Pericón), de su patafisica musical y corporal (Lacan y Courbet; Bach, El Gitano Azpeleta , Bola de Nieve y Don Chiflado El Pintor dos Peares) mandaba mucho tolete, mandaba mucho carallo al hacer lo mas difícil:  arte popular y del bueno, de pelos, pero sin demagogia, sin caer en el populismo, en el fanatismo, en el trampantojo, en el juego sucio.

Alguien dijo, no se si Baudelaire o Chiquito de La Calzada,  que el arte es un duelo en el que el artista grita su espanto antes de ser vencido. Rocio Jurado con su cante salió muchas veces casi vencedora en este duelo y con ganas para seguir abriendo nuevos caminos en este combate sin fin.

Todos aquellos, a los que nos gusta la poesía radicalmente desnudadora, juguetona y al mismo tiempo que nos envuelve (Heiddeger, Christo, Lagos de la Pruida) en su misterio, es decir y en este caso referido a La Jurado, la copla, el cante racial, excesivo y apasionado pero no por ello menos artístico, riguroso y consagrado, el boxeo, el toreo, el flamenqueo, la buena guasa que nos hace revivir, crearnos y recrearnos, reírnos del mundo empezando por nosotros mismos, que nos pone los pelos de punta pero con buena bulla,  amábamos a La Jurado, sus cantes, referencias y representaciones, el dominio, el buen juego de todos sus palos.

Y la amábamos y la seguiremos amando en tanto que española universal y que no se cansaba de proclamarlo y defenderlo, pues, así defendía un arte, un rito, un cante, una cultura, una lengua que se dice de formas múltiples y diversas al ser una de las mas habladas del mundo (y que ahora se persigue, se discrimina fanáticamente en diferentes partes de España), una tierra, una pasión, una historia con grandezas y miserias (como todo en la vida, en el mundo), una manera de vivir con esperpento, populismo, fanatismo, máximos dirigentes (Números uno, dos, tres, etc. indocumentados, todo pose, que mienten mas que hablan, que confunden la propaganda y el warketing con la poesía y la lucidez, que no están ahí por méritos propios conseguidos en buenas lides, etc.), medios llamados de calidad completamente politiqueros, partidistas, sectarios, guerracivilistas y absolutamente panfletarios, politiquillos y politicastros que por el poder venden a su patria y si hace falta a su madre, a su padre y al can, al gato que les da ternura y compañía; pero también una manera de vivir abierta, con alegría, con gente honrada, educada y que por derecho y con su arte, con su cante, con su trabajo sabe ganarse limpiamente la vida y alegrarle la vida a los demás.

Rocio Jurado canto por derecho, se gano lo que canto, canto muy bien y nos conmovió, nos alegro la vida y además defendía apasionadamente a España y se sentía orgullosa de ser española.

El deseo, decía el gran poeta del desperdicio y de la nada, Naina da Veiga,  es deseo de verdad de la buena y esta y aquel se pueden encontrar cantando o vagando estéticamente siempre que se haga libre, creativa, honrada y humanamente, y se comparta responsablemente con los demás.

Rocio Jurado canto de verdad y por ello la lloramos tanto. Cantar es cantar libremente; callar, contemporizar, pastelear,  claudicar, someterse, dejarse recuperar, venderse ante el populismo, la politiqueria, el fanatismo, la mentira, las apariencias, el poder, los privilegios, nunca.

A partir de Gongora, Heraclíto El Oscuro, Ullan y para Rocio Jurado:  Aunque en el agua mueras/ canción no has de quejarte/ seguirás luchando, seguirás cantando  por España, por el mundo y por la vida/ la canción del estremecimiento/ la canción del verdadero toreo/  el arte, la copla, el cante arriesgado, creativo y valeroso/  la canción del deseo/ la canción de la verdad.

Fdo. Miguel Cancio, economista y sociólogo, profesor de Sociología, Sociología de la empresa y Socioeconomía del Desarrollo y los Movimientos Sociales de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago-Universidad de Santiago de Compostela (Galicia-España)/02-06-06/  Pagina web: miguelcancio.com

© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....