GINA MONTANER Y LA DEGENERACIÓN/EMBAUCACIÓN BARBARA

GINA MONTANER Y LA DEGENERACIÓN/EMBAUCACIÓN BARBARA

He visto la película ³Las invasiones barbaras² de Arcand y vi también la anterior ³La decadencia del imperio americano². Tengo 55 años. He estudiado economía en Santiago de Compostela y, después, Sociología en París, en los 70, con Bourdieu (a cuya obra le dediqué un libro y con el que mantuve correspondencia, pero al final de su vida discrepé de sus posturas y de su obsesión por convertirse en un nuevo Sartre, pero ahora sabiendo de que iba y a que había dado lugar la izquierda ­gauche de la gauche y similares- que continuaba la llamada revolución-liberación comunista- anarquista-ecologista-feminista- nacionalista-indigenista- anticolonialista-antiglobalizadora), y donde estaban en pleno apogeo los ismos viejos y nuevos.

En París, había utopismos y doctrinarismos para dar y tomar. Asistí en París a los cursos de Passeron (el compañero inicial con el que Bourdieu publicó sus obras sobre la educación y la reproducción que lo lanzaron al estrellato. Passeron se separaría de él y escribiría criticamente sobre su obra, sobre su miserabilismo, etc.), Foucault, Barthes, Deleuze, Poulantzas, Touraine, a cursos y/o conferencias de Althusser (muy simpático y brillante y que le gustaban mucho las chicas. Una española poeta y profesora universitaria que se escribía con él y con el que se lió, me lo contó), Aron (en el Collège de France), Chomsky (al que vi y escuché en la Universidad de Vincennes, en un show muy de Vincennes y en el que también participaron Foucault y otros muchos) y de otras grandes figuras intelectuales de la época.

He militado muy activamente en la izquierda (en aldeas, pueblos, villas y ciudades, con jóvenes y con gente muy mayor, con campesinos, obreros, parados, marginados, emigrantes y exiliados, y con universitarios, artistas, profesionales e intelectuales, frente a todo tipo de radicales, fundamentalistas, populistas, izquierdistas, etc.) y en los movimientos sociales del 68 del tipo situacionista, pero con un toque corrosivo- irónico-critico- desnudador-festivo-cervantino. Tomé de Cervantes lo de tratar de poner a culo pajarero al personal que da gato por liebre y, especialmente, en nombre de grandes valores. Lo que bauticé en algún momento como ³Internacional Pastelera Radicalmente Desnudadora: entartons entartons a tanto político, sindicalista, predicador, intelectual, científico, profesional, ejecutivo, mediático papanatas que anda suelto", y que estuvo animada por grupos como: El MAR-Movimiento Autogestionario Reluciente/Radiante: Ven al Mar luchar para cambiar, cambiar para gozar; Coordinadora Nudista Ecológico Radical: ³Desnudados del hombre Viejo²-San Pablo; El Rescoldo Libertario y Rumbeador Amichi de la Opera y El Club Les Bons Vivants²; Cofradía de la Oreja Libertaria de Mar (que quisimos exportar a Japón con haikus irónico-festivo- libertario- desgarradores-purificadores a lo Mishima pero rebajados, si cuadra, mas bien cargados con tanguiños, boleriños, fadiños, bosanoviñas, corridiños y flamenquiño rumboso a lo Lola de España y El Pescadilla, sin olvidarnos los guaguancos, la canción francesa a lo Barbara, Ferré y de otros palos con swing para swingear bien swingao. Si cuadra, de ahí nacería La Salsa Japonesa de la Orquesta de la Luz); CABRA-Coordinadora AntiBurocratica Revulsiva Aleatoria Alegre: La Cabra se echa al monte por una cultura crítica y vital nunca burocrática y fiscal (y muchos grupos más que pueden verificarse en mi pagina web: miguelcancio.com).

Es decir, además de tratar de resolver problemas sociales e injusticias reales (y no imaginarias) para dar paso a otros en un proceso, en una búsqueda sin fin de la verdad (que no se alcanza toda ni nunca), tratábamos (seguimos haciéndolo) de reírnos del mundo, especialmente de los liberadores, salvadores de todos los colores (mercaderes de liberación, salvación, etc.) que, ayer y hoy, dan gato por liebre, pero empezando por reírnos de nosotros mismos (Ser y no saber nada/ y ser sin rumbo cierto/ y el temor de haber sido/ y un futuro terror que hay que compensar con mucho humor, Ruben Dario y Cantinflas) y de tratar de crear, de hacer posible un trabajo, un juego individual y social, local, nacional y global, lo mas limpio (que, en realidad, casi nadie practicaba sino que hacía todo lo contrario y a lo bestia), libre, justo, humano y creativo posible. Para lo cual, además de intervenir en la realidad cotidiana y social por medio de la acción vecinal, ciudadana, política, sindical, mediática, cultural, intelectual, festiva, provocativa, tratábamos de invitar a Santiago a autores, agitadores, emprendedores, etc. que nos hiciesen dudar, pensar, que pusiesen en cuestión nuestras hipótesis, nuestras acciones y propuestas. O sea, que lo que cuentan en esa película "Las degradaciones barbaras" me lo sé y lo viví en directo.

He leído en El Nuevo Herald (que me parece un muy buen periódico aunque también tenga su cupo de progres ­liberales en americano-, de servidumbre a lo progre ­que en España arrasa par tout incluido en la derecha que esta muy acomplejada-, pero me gustan sus articulistas: Ball, Barnechea, Bernal, Dromi, Echerri, Marcote, Nieto, Peña, Rivero, Rivero Caro, Tagliavini, Triff, Zarraluqui y otros, sus columnistas y sobre tono su estilo angloamericano de periodismo, sin olvidar el toque cubano y latino, y buena parte de sus secciones y analistas/columnistas de las mismas) el articulo de Gina Montaner (era mucho Rita Montaner ¡Uf!, Carallo si era. Y esta, nuestra Gina en cuestión, le da bastante bien y con gracia a la cosa periodística. Empero, queridiños Niña Rita fue ³La Unica² con el gran Lecuona) sobre dicha película, titulado ³A los que viven². Y que, en mi opinión, debería titularse: ³A los que viven en la corrupción y la mentira, se montan grandes películas mentirosas para contarlo, quieren seguir dando gato por liebre y quedando igual de bien². Que es muy similar a otros muchos que se han publicado, en la misma línea, en España, Francia y otros países. Y a lo que se apuntan bastantes de mi generación, y de otras anteriores y posteriores, por justificar aquello de que ³cualquier tiempo pasado fue mejor y si es el nuestro miel sobre hojuelas², ³los mejores años de nuestras vidas realmente vividos y/o imaginados, mitificados, soñados², están dispuestos a justificar lo que sea, por muy falso, mentiroso, tramposo, degradante e impresentable que sea.

Podríamos resumirlo en algo así como lo siguiente: ³Uno y su banda fantástica, llamada a liberar la humanidad de todos los males habidos y por haber, y que se proclama como tal, se agarran a lo que les gusta como si fuera la verdad, La Unica, La Mas Grande e Inmarcesible, que defienden con uñas y dientes como La Verdad Revelada y Salvadora, y que, incluso y llegado el caso, hay que imponer a sangre y fuego. Al mismo tiempo, rechazan, condenan al peor de los infiernos todo lo demás pero, de forma especial, a los que presentan como antagonistas y que convierten en chivos expiatorios, la fuente, los culpables de todos los males y que si se puede hay que, primero, desligitimar, negarles el pan y la sal, para, después, aplastarlos, liquidarlos simbólica, mediáticamente, etc.. Si la realidad no se adapta a lo que les gusta la cambian o dicen que esta equivocada y que la culpa de todo la tienen los demás, los otros, las estructuras, la historia, El Mal, los malos, y que ellos no son culpables ni responsables de nada, y que, pase lo que pase, que les quiten lo bailado. Algo de esto se presenta en esta película que creo que debería titularse ³Las degeneraciones/degradaciones/embaucaciones barbaras de ayer y de hoy². Es decir: A vivir que son dos días, andemos yo y los míos calientes, engatusemos bien engatusado al personal, y que le den por el saco al resto de la gente.

Después de ver esta película graciosa pero, completamente falsa, me dije, si funciona así Canadá, ayer y hoy, con personajes completamente corruptos y degradados personal, familiar, social y moralmente, padres, hijos y nietos, y ¡que personajes¡: médicos, profesores de universidad y alumnos, brokers y sus esposas, policías, responsables de hospital, sindicalistas, políticos, curas, etc., pues, Canadá, muy progre, muy europea, pero de la vieja Europa ¡La Buena¡, muy diferente a los Estados Unidos ¡lo peor de lo peor!, ¡el Verdadero y Único y Decadente Imperio del Mal¡; pues este nación canadiense que presenta Arcand, por mucho glamour filosófico, político, literario, vital y sexual europeos y alternativos, por mucho Berkeley de Marcuse, Mayo 68 de Françoise Hardy (la canción del final muy bonita, como ella), Mayo del 68 con todos sus ismos anteriores y posteriores (marxismo, guevarismo, maoismo, fanon sartrismo ­que llevó a Argelia y a otros países con los FLN a lo peor de lo peor-, estructuralismo, postestructuralismo, descontructivismo y ahora Chomskismo-Bovesismo-Negrismo-Bobos-Nanas- ReRes-nacionalismo-indigenismo-altermundialismo-curas e imanes mártires salvadores-terrorismo viejo y nuevo-corrupción-nomenklaturismo-mas de lo mismo), esta Canadá que presenta Arcand, completamente corrupta y degradada de padres, hijos y nietos, de profesores y alumnos, obispos y curas, médicos y enfermeras, políticos y sindicalistas, empresarios, profesionales y obreros, pero de un nivel político, económico y cultural muy erudito y sofisticado y con hospitales cochambrosos; esta Canada da autentica pena, no hay por donde agarrarla y en la misma no se salva ni el apuntador.

Eso sí, y por lo que se ve y se lee, parece que por alardear mucho de practicar el sexo y por hacerlo y/o legitimarlo con un discurso revolucionario, progre (liberal en americano), libertario, alternativo, culto, à la page, pues, se queda muy bien, muy in, too mouch, very cool, de pelos, chevere, lo mas plus. Es decir, hay un importante segmento de mercado al que le va, que consume y practica este tipo de discurso, de juego, de montaje, de representación.

Para rematar, los personajes que salen mejor parados en la película de Arcand, ³Las invasiones barbaras², son: una heroinómana ¡¡santa y ejemplar!! (de la que al final parece que se enamora el hijo broker, guapo, competente y muy trabajador, corruptor-comprador de todo el mundo, pero muy fiel con su perfecta y guapisima mujer que es tan pragmática como él), y una señora seglar que se presentaba casi como tonta, dando consuelo y de comulgar a los enfermos en un hospital canadiense inmundo (casi igual al que me operé yo en Santiago de Compostela: el supermasificado Hospital General y Universitario. Pero que no tiene nada de alegre, ni de positivo una sanidad así), y que aguantaba sin rechistar las impertinencias y los insultos de un completamente degradado e impresentable profesor universitario de unos 60 años. El gran personaje de la película que se iba morir de cáncer, que había humillado constantemente a su mujer con sus ligues (y ella lo quería mas que nunca, aunque al final siguiera humillándola), y que se había despreocupado de sus hijos, pero al que todos trataban de maravilla. Al final, lo despedían de la vida, en una casa maravillosa frente a un lago maravilloso, hablando, gente tan culta, comprometida y tan mayor, hablando de forma zafia y vulgar de sus batallitas político-sexuales, de sus maravillosas y constantes corrupciones (de lo que presumían). Pero, eso sí, hablando en nombre de lo mas progre, revolucionario, radical, alternativo, culto y ³pour epater le bourgeois², para impresionar al personal. Esto, por lo que se ve, es lo que triunfa, lo que se sigue llevando. Me reí en la película al ver como se engaña al personal y el éxito que tiene este tipo de mensajes, de representaciones, de imaginarios (como se dice ahora, para seguir el rollo, los códigos de este tipo de películas, productos, habitos).

Me gustó mucho más, con una épica mejor, ³Master and Comander² y ³La mancha humana². Aunque esta ultima (la banda sonora sensacional), también, me pareció bastante falsa (no en el problema racista y real del passing), sino cuando el muy prestigioso y elegante profesor universitario y que vivía en ambientes muy refinados y elegantes, se lía con una limpiadora sucia, zumbada, drogadicta y perdida. Pero, claro, la limpiadora resulta ser Nikole Kindman ¡así cualquiera¡ ¡de cine y alucine¡. Es decir, el rico del pueblo, el rey, etc., elige a la pobre, a la plebeya, pero que es la mas guapa (la que le sigue su juego y se pliega a todas sus condiciones), es decir, el análisis coste beneficio esta bien calculado al intercambiar, de entrada (pues, las cosas son mucho mas complicadas en la realidad cotidiana, personal y social. De ahí, que si cuadra y por eso, muchos quieran vivir en la literatura, las películas, la ficción, la utopía, donde todo es mucho mas maravilloso, heroico, gozoso, narrativo, épico), el capital social, posicional y de distinción por el capital corporal-sexual para aparentar, etc.

En fin, que no se contenta el que no quiere y mas con el cine, la fabrica de los sueños, y con aquello de: ¡Que tiempos aquellos y que machos libertarios, alternativos, liberadores y corruptos éramos nosotros, los mejores, los salvadores, los revolucionarios, los dueños de La Verdad Madre de todas las verdades y de todas las batallas.

Fdo. Miguel Cancio, economista y sociólogo, profesor de Sociología y Socioeconomía del desarrollo y los movimientos sociales de la Universidad de Santiago de Compostela/06-01-04/Pagina web: miguelcancio.com

© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....