III CONGRESO INTERNACIONAL DE ³HISTORIA A DEBATE², 14-18 JULIO 2004, FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (GALICIA-ESPAÑA)

III CONGRESO INTERNACIONAL DE ³HISTORIA A DEBATE², 14-18 JULIO 2004, FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (GALICIA-ESPAÑA)

SECCION, MESA CONGRESUAL SOBRE: ³PARADIGMAS ACTUALES EN CIENCIAS SOCIALES: NUEVAS FORMAS DE COMPROMISO HISTORIOGRAFICO²

TITULO DE LA PONENCIA: ³EL PARADIGMA DEL COMPROMISO CON LA VERDAD Y SU DIFUSION POR PARTE DEL HISTORIADOR, DE LOS CIENTIFICOS SOCIALES, Y EN EL MARCO DEL JUEGO LIMPIO: DEFENSA DE LA HISTORIA VERDADERA²  

PONENCIA PRESENTADA Y DEFENDIDA EL 16 JULIO 2004 EN EL AUDITORIO DE LA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN BAJO LA PRESIDENCIA DE CARLOS MARTINEZ SHAW

AUTOR: Miguel Cancio, economista y sociólogo profesor de Sociología, Sociología de la empresa y Socioeconomía del desarrollo y los movimientos sociales en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela, Universidad de Santiago de Compostela (Galicia-España)


INTRODUCCION: SOBRE LA RELACION DE LA HISTORIA CON LA POESÍA, LA MEMORIAŠ Y DEFENSA DE LA HISTORIA COMO CIENCIA HECHA HONRADA, PROFESIONAL Y RIGUROSAMENTE

Me van a permitir que inicie esta pequeña intervención con una cita del gran científico, neurobiólogo y humanista francés Jean-Didier Vincent, miembro de la American Academy of Arts and Sciences, de la Academia Europae, de la Académie Royale de Bélgica (sección ciencias), miembro honorario de la Académie Royale de Médecine de Bélgica, miembro de número de la Académie des sciences y de la Académie Nationale de médecine de Francia, y miembro de comités franceses e internacionales de máximo prestigio que reflexionan sobre la ética de las ciencias. Participa también como presidente en el Consejo Nacional de Programas que se encarga de la organización de los programas de la enseñanza en la primera y segunda enseñanza (école, lycée) en Francia. Vincent es autor de 273 publicaciones en revistas científicas internacionales y de obras tan conocidas como Biología de las pasiones (1986), La vida es una fábula (1998), La Carne y el Diablo (2000) y ¿Qué es el hombre? (junto a Luc Ferry, 2000). Colabora con los medios públicos de comunicación France Culture y Radio France.

La cita tiene que ver con el libro que acaba de publicar Vicent: El corazón de los otros. Una biología de la compasión, 2004.

Se trata de un titulo con guiños al budismo, pero también a Mounier (Personalismo Comunitario), Levinas (el pensamiento como llamada ética contando con los demás, con el otro, con su rostro: el humanismo, que ineludiblemente y sin perder la individualidad, tiene que ser con el otro, junto a los otros, cara a cara, pero necesariamente ético, con justicia justa, libertad responsable; un humanismo riguroso, exigente, activo, al igual que la justicia, la libertad, la historiaŠ), Ricoeur (La mémoire, l¹histoire, l¹oubli, 2000), Jonas (Principio de Responsabilidad), a la consideración de que uno, nudo de vivencias, sueños, interacciones, proyectos y contradicciones sociales, encuentra su sentido y significado en la relación histórica, respetuosa, complementaria, competitiva, cooperativa y creativa, pero también ambigua, incierta, dolorosa, discontinua y contradictoria con el otro que no es un/el infierno.

Aunque, ¡ollo o piollo! según sea la responsabilidad del agente, según sea su actitud y comportamiento, según la posición que tome, este puede convertirse individual, grupal y socialmente en un infierno para los demás.

La cita de la que hablábamos es la siguiente, y que Vincent tomó de Saint John Perse, premio Nobel de literatura (1960): ³Una misma función se ejerce, inicialmente, por medio de la iniciativa del sabio, del científico, del historiador pero también del poeta².

Con ello Vincent reivindica, para tratar de resolver los problemas humanos, los problemas sociales; reivindica la colaboración de los diversos saberes, la interdisciplinariedad de las ciencias, saberes, artes y oficios. Pero sabiendo cual es el papel que le corresponde a cada uno en el cumplimiento, en el juego limpio de sus funciones, de sus objetivos.

Siguiendo con la poesía en relación con la historia, Paul Celan escribe, en su discurso El Meridiano, lo siguiente: ²Tal vez lo nuevo de los poemas de hoy en día es justamente eso: el intento de guardar la memoria de semejantes fechas² (Auschwitz, los Gulacs, los campos de concentración soviéticos, chinos, coreanos, polpotianosŠ, los campos de concentración, exterminio, represión, censura, etc. de ayer y hoy).

Conviene tener muy fresco, muy presente que algunos, individual y grupalmente, ayer y hoy, en el poder, la oposición, la educación, la universidad, la ciencia, los medios de comunicación, la justicia, en el campo intelectual, cultural y de ocio, en todo tipo de instancias y campos sociales, por medio del secuestro de la memoria y la historia (la mas cruel censura, represión y corrupción, los campos de concentración de ayer y hoy han tratado de ser completamente ocultados; gracias a agentes y grupos que han arriesgado sus vidas, carreras, bienes y familias se ha podido, se puede saber lo que en realidad ha sucedido), por medio de su manipulación y contaminación y otras formas de ocultar, contaminar y manipular la verdad y su búsqueda, han buscado y siguen buscando, en el marco de las formas arcaicas y complejas de dominación, del hard y soft power, conseguir la hegemonía del pasado, presente y futuro (la vieja y nueva ingeniería, modelizacion, formateo de las almas) con el fin de imponerse material e inmaterialmente, como sea, a costa de lo que sea y de quien sea, pues, el fin justifica cualquier tipo de medios.

A propósito de la memoria selectiva, de la memoria verdadera, de la memoria manipulada, contaminada, de la memoria secuestrada, citemos, también, la obra de Kenzaburo Oé, premio Nobel de literatura (1994): Arrancad las semillas, fusilad a los niños (1958); Dinos como sobrevivir a nuestra locura (1969); Cartas a los años de nostalgia (1987). Y recordemos que Vladimir Yankélévitch, el autor de Lo Imprescriptible y de Curso de Filosofía Moral , decía que la nostalgia tiene que ser ética.  

Por su parte el sociólogo Zygmunt Bauman, el autor de Modernidad y holocausto, Modernidad liquida, etc., y que ha señalado que ³Debemos tener razones para estar preocupados pues hoy sabemos que vivimos en un tipo de sociedad que no contiene nada que pueda impedir el Holocausto se produzca² (recordemos los nuevos genocidios, los crímenes contra la humanidad de Camboya, Ruanda, Yugoslavia, Sudan, etc.); Bauman, como decíamos, defiende la necesidad de potenciar constantemente el ³instinto moral², el comportamiento honrado, responsable y respetuoso.

Junto  a la nostalgia y la melancolía pero sin olvidar la ética; junto al instinto ético adquirido humanamente, también, se puede hablar del instinto poético que, como dice el poeta Yves Bonnefoy, busca la verdad pero lo hace en una clave diferente a la de la filosofía, a la de las ciencias y en concreto a la historia que estamos tratando en este trabajo. Señala Bonnefoy: ³Deseo que la intuición que anima a la poesía ­que él define como ³acto de verdad²- vaya adelante, por delante y que, no obstante, se vuelva para ver si la filosofía le sigue².

LA MEMORIA Y LA CIENCIA DE LA HISTORIA

Por volver a la relación entre la historia y la memoria y que da lugar a bastantes confusiones, es necesario distinguir la memoria, por muy honrada, minuciosa y verdadera que sea en su reconstrucción; es necesario distinguirla de la historia verdadera hecha honradamente, de forma científica, profesional y para buscar, para establecer, por medio del procedimiento científico, la verdad.

Una cosa es la memoria verdadera y otra la historia. La memoria por muy verdadera que sea no es ni puede ser toda la historia sino un posible componente de esta (el recurso a la memoria dependerá del método puesto en juego para verificar las hipótesis) y que será preciso completar y/o verificar, pues, la búsqueda de la verdad por medio de la historia requiere de muchos mas componentes para encontrarla, para establecerla.

En el debate sobre la historia y otras ciencias sociales, y teniendo en cuenta el que se viene dando en la pagina web ³Historia a debate² que sigo desde hace tiempo (y que creó, dirige y anima con gran éxito nacional e internacional el profesor de historia de la Universidad de Santiago de Compostela, Carlos Barros), creo que es necesario plantearse en el ejercicio de la profesión de historiador, de científico de la historia y de otras ciencias, cuales son las funciones de la historia y del historiador, cual debe de ser el objetivo fundamental de dichos profesionales y bajo que principios hay que ejercer esta y otras profesiones científicas.

En este sentido, planteo que el paradigma primigenio, que la prioridad fundamental del historiador, del científico, es defender deontológicamente (Te Deon/ Kalos Kagathos: la deontología y la belleza de los principios), y frente al olvido, la censura, la manipulación, la adulteración, la contaminación de la memoria, de la historia entendida como uno de los alimentos espirituales; creo que  la prioridad de las prioridades consiste en defender éticamente, en el ejercicio de la profesión de historiador, de científico social, el compromiso honrado, humilde y rigurosamente critico (Jacques Le Goff, Jacques Bouveresse, Karl Popper) con la verdad y su divulgación (hacer visible lo invisible con la mayor honradez y el mayor rigor, y frente a los que, por medio de la historia manipulada, del marketing de combate y de otras técnicas, quieren cubrirlo todo, pero especialmente el pasado, con un manto de mentiras, falsedades y engatusamientos, de sombras y tinieblas, de apariencias. Claude Lanzmann: ³Hay que saber y ver, ver y saber². A partir de Henri Bergson:
³Hay que actuar como hombre de pensamiento y pensar noblemente para actuar, para tratar de resolver los problemas individuales y sociales de forma honrada, libre, responsable, respetuosa, creativa y humana²), y en el marco del juego limpio, del juego con principios (capital ético, capital de valores, capital de principios), del trabajo, juego, competencia, cooperación, critica y representación dignos, limpios y libres a escala local, nacional y global, a escala micro, meso, macro, mega, trans y cibersocial. A partir de Chéjov (de cuya muerte de este gran escritor ruso, el médico Antón Pavlovich Chéjov amigo de Tolstoi, Gorki, Stanislavski, miembro honorario de la Academia rusa de las ciencias ­de la que dimitió cuando expulsaron a Gorki-, se esta celebrando, en este año 2004, su centenario): ³ Al estudiar, trabajar y luchar honradamente por la mejora de mi aldea² (en el caso del autor de este trabajo: Vegadeo-Asturias/España) ³lo hago por el mundo; y al estudiar, trabajar y luchar de la misma manera por la mejora del mundo y de la vida nuestra, vida mía, lo hago por mi aldea².

Lo importante es saber que uno cuanto mas estudia, trabaja e investiga menos sabe y debe seguir estudiando, trabajando y aprendiendo de sus errores para tratar de avanzar, de mejorar honrada, humilde y humanamente las cosas.

Ruben Dario ³El Bárbaro del ritmo poético², Miguel de Cervantes ³El Bárbaro de la lengua española², Bartolo ³Benny² Moré ³El Bárbaro de los sones cubanos², Agustín ³Flaco de Oro² Lara  ³El Bárbaro de los ritmos mejicanos padrisimos² y Marcus Vinícius Da Cruz De Melo
Moraes ³El Bárbaro de la bossa nova²; todos ellos forman el Quinteto Barbarisimo (QB) de la Casa de los Darios, Quijotes y Vocalistas de Platino, y que compusieron el bolerazo: ³Historia Verdadera (HV)².

Y dise así este bolerazo HV: ³Ser y no saber nada y ser sin rumbo cierto/ y el temor de haber sido y un futuro terror/ y sufrir por la vida y por las sombras y por lo que no conocemos y apenas sospechamos/ y  esas carnes, esos mitos, esas historias, esos sones que nos tientan con sus subyugantes ritmos y racimos/ y esos viejos y nuevos caciques, mandarines, nomenklaturistas, oportunistas y dominadores/ mentirosos,  engreidos, logreros, chanchulleros y agoreros/ que nos contaminan y que, en la historia, la ciencia, la cultura y otros campos, dan gato por liebre, son muy tramposos y marrulleros/ y a los que hay que poner, ayer, hoy y mañana, a culo pajarero².

Lo importante es saber que uno no sabe nada pero lucha por saber, por plantear nuevas hipótesis, nuevas preguntas, nuevos desafíos con el fin de tratar de resolver problemas sociales reales que son algo mas que palabrerismos, que ruidos, juegos y laberintos palabreros, que problemas verbales (K. Popper , Búsqueda sin termino: una autobiografía intelectual, Ed. Alianza 2002. Este libro del autor de La sociedad abierta y sus enemigos, La miseria del historicismo y El desarrollo del conocimiento científico debería ser de lectura obligatoria para todos los historiadores, científicos sociales y, por supuesto, para todos los estudiantes con el fin de que sepan en que consiste trabajar como científico social y cuales deben de ser sus objetivos), con el fin de explicar mejor el funcionamiento de las cosas, de llevar a cabo sociohistoanálisis y autosociohistoanálisis, por seguir a mi maestro (del que más tarde discreparía), Pierre Bourdieu (que falleció en enero del 2002, con el que estudie en París en los años 70, en la rue de Varenne y en Boulevard Raspail donde también trabajaban y trabajan los componentes de la Escuela de Annales, con el mantuve correspondencia y a cuya obra le dedique un libro en 1988 titulado: La enseñanza reproductora y/o transformadora. Sociología de la Educación y de la Cultura de Pierde Bourdieu) que decía que la sociología permite hacer autoanálisis y socioanálisis.

UNA HISTORIA CIENTIFICA SIN AMIGOS, ADHESIONES Y ADHERENCIAS

En concreto, y en el caso del historiador, creo que este debe analizar, explicar, trabajar científicamente con el pasado, el presente y el futuro. Y debe hacerlo por medio de teorías, conceptos, hipótesis, métodos, trabajos de campo, acopio de datos, materiales, selección rigurosa de las fuentes, etc., que le permitan hablar y escribir, defender sus hipótesis con fundamento, de forma empírica, contrastada y al margen de dogmatismos, doctrinarismos, fundamentalismos, palabrerismos, ideologicismos, tecnocratismos, cientificismos, corporativismos, lobbismos, juegos sucios; al margen de tratar de contentarse a uno mismo en plan narcisista, en plan vedette y de contentar como sea a las audiencias, a determinados medios, etc.

En lógica con lo que acabo de establecer, estoy, por tanto, completamente de acuerdo con el sociólogo Bernard Lahire (el autor de Le homme pluriel, 2003) que sigue la metodología del fallecido Pierre Bourdieu pero que acaba de publicar un formidable libro, critico con la obra de este: La Distinción. El excelente libro de Lehire se titula: La culture des individus. Dissonances culturelles et distinction de soi, Ed. La Decouverte 2004.

Lehire defiende que para hablar como científico social, y no como ensayista ni como periodista, hay que trabajar científicamente y con datos,  hay que hacer trabajos de campo, meterse en la cocina y mancharse las manos, sin prisas pero sin pausa, para poder verificar empíricamente las hipótesis en juego, para no solo hacer buenos, deslumbrantes y aparentes platos sino para enseñar a hacerlos y que, además, tengan utilidad social, contribuyan a nuestro enriquecimiento personal, humano y social.

Dice Lahire, y creo que hay que aplicarlo a la historia y al resto de las ciencias sociales: ³Soy partidario del ascetismo científico, de no hablar a no ser que uno haya investigado y encuestado la realidad, se haya hecho con pruebas empíricas sólidas que sirvan para dar argumentos sólidos². Añade Lahire: ³Un buen científico es alguien que no tiene amigos y os recuerdo lo que dijo Bourdieu en su lección inaugural en el Collège de France: ŒEl científico debe siempre romper con las adhesiones y las adherencias¹².

Creo que esto último, lo de romper con las adhesiones y adherencias (y también lo de ser humilde a la hora de trabajar científicamente y en cualquier campo) es lo que, en mi opinión, no esta sucediendo, en porcentajes significativos, con los profesionales de la historia y otras ciencias tanto en España (en sus autonomías y especialmente en las que se han denominado históricas) y otras naciones.

Hay bastantes que se apuntan, buscan sus adherencias y adhesiones polítiqueras, ideologicistas, amiguistas, partidistas, fundamentalistas, doctrinarias, clientelares, eclesiales, corporativas y demás corpiños de esta vida que nos vive y, en bastantes casos, nos arrastra; y, así, de esta guisa, al margen de los necesarios, engorrosos y complicados trabajos científicos de campo, en los archivos, etc. llevados cabo en el proceso de investigación con los adecuados controles y protocolos científicos debidamente construidos, escuchamos hablar, en relación a la historia (y a otras ciencias), de ciencia de derechas, de izquierda, nacionalista, multiculturalista, comunitarista, antiglobalizadora, altermundialista, indigenista, liberal/neoliberal, centrista, anarquista, libertaria, ecologista, feminista, de genero, queer, hedonista, transformadora, alternativa, salvadora, revelada, liberadora, cool, lo mas plus, supermegaplus, políticamente correcta, etc.

HISTORIA, POSTMODERNIDAD, PENSAMIENTO DEBIL, MODERNIDAD LIQUIDA

De nuevo, y con gran fuerza, se lee, escucha y se ve, se lanza por múltiples medios y emisores (representar el mundo es hacerlo e imponerlo) aquello de que nada es verdad nada es mentira todo depende del color de cristal con que se mira. En otras palabras, que la verdad no existe, que no hay que buscarla científicamente, en el campo de la historia y en otros campos científicos, con las teorías, conceptos, métodos, trabajos de campo, con hipótesis debidamente contrastadas y que se mantienen hasta que otras nuevas las refutan. Nos referimos a la lucha constante por la verdad en un proceso sin fin de verificación de hipótesis y que, una vez refutadas, criticadas honrada y científicamente, dan paso a otras nuevas.

Frente a una modernidad sólida con unos principios sólidos y bien definidos se viene tratando de imponer una modernidad liquida con principios flácidos, elásticos, de usar y tirar y que justifican el todo vale.

Con relación al historiador, al científico de la historia, digámoslos en palabras de Cervantes que pone en boca del bachiller Sansón Carrasco: ³El poeta puede contar las cosas, no como fueron, sino como debían ser, y el historiador las ha de escribir, no como debían ser, sino como fueron, sin añadir ni quitar a la verdad cosa alguna².

Sin embargo, y frente a la defensa del historiador comprometido con la búsqueda científica de la verdad, Nietzsche esta en la base de la concepción de la historia no como científica y conceptual (Reinhart Koselleck, Historia/Historia, Ed. Trotta 2004), no como análisis empírico de la acción social que decía Max Weber que era la función del historiador, del sociólogo y que, en mi opinión, es lo que deben hacer los buenos historiadores, los buenos científicos sociales, sino como un relato, una narración, una opinión mas y que, por tanto y como ha desarrollado la postmodernidad, el pensamiento débil, la modernidad liquida, determinadas maneras de entender el multiculturalismo, etc. todo vale.

Para Nietzsche, la historia se vuelve fábula, una narración, un  cuento que se cuenta junto a otros muchos cuentos. Pessoa: ³Somos cuentos que contamos cuentos, somos nada². Deleuze, Lyotard, Derrida y otros autores sustituyen el logos por el mithos y, así, la historia se convierte en una opinión más, en una forma de relato, en un relato junto a otros relatos.  Klossowski, el hermano del gran pintor Balthus, el amigo de Bataille, el traductor de La Eneida de Virgilio pero también de Nietzsche y Kafka, el autor de Un funesto deseo, y que influyo en la obra de Foucault y Blanchot; Klossowski incluso llega a decir que la ciencia, la historia, el arte son diversas interpretaciones, variantes de la fábula.

En esta línea, y según esta tendencia tan en boga, no existe la verdad buscada,  demostrada y vigente científicamente. Lo que existe son opiniones, relatos, narraciones y todas son verdaderas, legitimas. Creo que este relativismo cultural, este revisionismo histórico es muy peligroso y, en bastantes casos, conduce, esta conduciendo a la justificación, legitimación, defensa, producción, promoción y reproducción de lo peor, a legitimar todo tipo de fundamentalismos, fanatismos, ideologicismos, culturalismos, tribalismos, doctrinarismos, oportunismos, etc.


MARX Y LA HISTORIA

Por su parte, Marx para vencer a lo que él llamo ³profesionales de la ideología², hablaba de la ciencia de las ciencias, del materialismo histórico (lo que, en otra clave, Aristóteles en Etica a Nicomaco decía de la política como disciplina que estaba por encima del resto de las disciplinas y que las englobaba a todas al buscar el bien soberano, el bien supremo, por medio de la virtud).

Marx, con el materialismo histórico, llevó a su apogeo la tesis hegeliana del final de la historia, pero superándola en lo que él bautizo como la concepción revolucionaria del todo social. Es decir, y según Marx, por medio del materialismo histórico se verían superadas la historia burguesa, las ciencias burguesas, los saberes, artes, modos, representaciones y oficios burgueses, los herederos de los nobles y funcionarios de Dios, a saber, los nobles de Estado, los nomenklaturistas, liberados, funcionarios, profesionales, intelectuales, artesanos, autónomos e incluso obreros cualificados y sin cualificar de la ideología y su falso, su enajenado, su alienado humanismo. Y se verían completamente superados, desbordados, barridos, arrojados al basurero de la historia, como decía Althusser retomando a Marx y Lenin en clave gramsciana, por medio de la ruptura espistemológica que supondría la superación no solo de las ciencias burguesas sino de la teoría descriptiva del Estado por la teoría marxista (³científica² decían Althusser y otros marxistas) del Estado.

Esta teoría marxista del Estado, la Teoría entre las Teorías, la Teoría Suprema (una nueva Doctrina Sacralizada convertida en tal, en religión civil, por diferentes fuerzas políticas, universitarias, intelectuales, infomediaticas, culturales y sociales) daría lugar, siguiendo las leyes científicas del materialismo histórico, al comunismo científico donde desaparecerían las contradicciones antagónicas del antihumanismo burgués y se impondría, por medio de la lucha de clases y la dictadura del proletariado (a lo que también, ¡Ay! se apunto Walter Benjamin con su famoso trabajo publicado póstumamente Geschichtsphilosophische Tessen, Tesis sobre la filosofía de la historia) el paraíso, la salvación comunista, la Sociedad Nueva del Hombre Nuevo.

El Papa León X (nacido Juan de Medici, 1475-1521) dijo aquello de que: ³Con este negocio de Dios, todos salimos ganando².

A partir de la cita de este Papa, cuyo despilfarro y corrupción esta en la base de la Reforma luterana, apuntamos lo siguiente: Con el negocio de la salvación, de la revolución, de la liberación, de la emancipación, de los paraísos llave en mano, de las morales de usar y tirar, de las moral self-service, muchos, en el campo de la política, los sindicatos y movimientos sociales (sin olvidar a las ONGs), en el campo de las ciencias duras, blandas y vuelta y vuelta, de los infomedios, la intelectualidad, la educación, la universidad y la cultura (sin olvidar el deporte, el ocio, el sexo, el gran mercado de los deseos/la tiranía de los deseos, de los placeres, de todo tipo de movidas), en el campo de las viejas y nuevas iglesias, de los viejos y nuevos profetas; muchos con el muy rentable negocio de la salvación, de la revolución, de la liberación, del bienestar, de la paz y de todos lo que ustedes quieran y sea menester salen ganando, vienen sacando grandes tajadas materiales e inmateriales y lo hacen, se lo montan muy bien en el marco de las formas arcaicas, primarias y/o  complejas de dominación (en el poder, la oposición y en todo tipo de instancias, campos sociales en que juega y se desenvuelve el hard y soft power), abuso, intimidación, maltrato (físico y psicosocial, moral ­pegar sin dejar huellas), juego sucio, sujeción y contaminación que llevan a cabo los viejos y nuevos ricos, caciques, dominadores, traficantes, embaucadores, emisores, mandarines, liberados y nomenklaturistas (y los aspirantes, adjuntos, ayudantes, colaboradores, los que, por arriba, en medio y abajo, se apuntan al juego sucio y se benefician o esperan beneficiarse del mismo) al manipular, al contaminar la historia y otras muchas cosas.

Hablamos de los que llegan al poder desde su riqueza y origen social; hablamos  de los que llegan a la riqueza, al estatus, a la posición social desde el poder y, unos y otros, se valen del mismo (del poder, del secuestro, censura, manipulación y contaminación de la historia y otras muchas cosas) para mejorar, aumentar y reproducir su riqueza, sus privilegios y la estructura, organización, funcionamiento y representación que lo haga posible.

Puesto que estamos hablando de la historia, de las ciencias sociales, hagamos referencia a un famoso manual que tuvo mucho éxito en España y América latina en los años 70, al libro de Manuel Castells (gran sociólogo español de gran prestigio internacional y que, después de enseñar en Francia y otros países, se haría profesor en la prestigiosa universidad americana de Berkeley y asesoraría, entre otros, al presidente ruso Boris Yeltsin  y al presidente y actualmente gran lobbista Felipe González) y Emilio de Ipola, Metodología y epistemología de las ciencias sociales, Ed. Ayuso 1975.

Estos autores, en aquella época, decían que la ³ciencia de las ciencias² que superaría y acabaría con la ³ideología humanista historicista², era la ³ciencia de la historia: el materialismo histórico².

Demos cuenta de esta ³tesis marxista-leninista revolucionaria y científica² (por seguir la terminología al uso) del final de la historia del capitalismo (que no se cumplió), con las palabras textuales de este libro de Castells e Ipola: ³solo desde una posición consecuente y activamente proletaria, el materialismo histórico aparece como la ciencia que juega el papel principal y en la medida que esta ciencia constituye el arma teórica del proceso fundamental de la historia contemporánea y de la historia de la humanidad: la revolución socialista proletaria².

Ya sabemos como acabó esta historia o como sigue funcionando en la sistemas totalitarios, fundamentalistas, de pensamiento único, partido único, sindicato único, opinión única, comida (y otros bienes y servicios) únicamente racionados para la inmensa mayoría (en la Cuba castrista, tras 44 años de dictadura comunista totalitaria, sigue habiendo una cartilla de racionamiento; Corea del Norte, la Corea comunista mantiene a gran parte de la población en condiciones de gran hambruna y a las que puede hacer frente gracias a la ayuda internacional de Occidente. Es decir, los regímenes comunistas totalitarios cubanos y coreanos a pesar de llevar muchos años en el poder ­mas de 40- son incapaces de solventar los graves problemas alimentarios de sus poblaciones, de procurarles medicamentos y bienes de primera necesidad. Sin embargo, y al mismo tiempo, las tiranías comunistas cubana y coreana son los que mas gastan en armas, en seguridad y fuerzas represivas, en sus ejércitos y que figuran entre los mas numerosos del mundo. Siguen los principios marxistas-leninistas-estalinist as-maoistas-etc. de constituir, bajo la suprema y única dirección del partido comunista, la vanguardia del proletariado, un ejercito popular, una seguridad popular para aplicar la dictadura del proletariado, es decir y como se ha verificado y sigue verificando, una dictadura totalitaria, implacable, cruel y corrupta sobre el proletariado, sobre toda la población y que busca extenderse mundialmente bajo el principio de que el fin de la revolución justifica cualquier tipo de medios. Pero estas tiranías totalitarias, la manipulación, la contaminación que mas aplican, que llevan a cabo de forma estratégica, prioritaria y constante, es la del alimento espiritual, la del medio espiritual, inmaterial, intelectual) pero no para las nomenklaturas, para sus protegidos y para sus aliados de dentro y fuera que gozan de grandes privilegios.

Por tanto, echando mano de Shakespeare, Valle Inclan, Paul Veyne, Pierre Nora (entre otras muchas cosas, coordinador de la gran obra Los Lugares de la memoria, fundador de la excelente revista Le Debat), frente a las bocas que hablan puñales en nombre de cualquier tipo de dogmatismo, doctrinarismo, fundamentalismo, totalitarismo, demagogia, populismo y juego sucio; frente  a los ojos que no quieren ver las mentiras y manipulaciones de las formas arcaicas y complejas de dominación, maltrato, sujeción y contaminación; frente a los oídos que dan gato por liebre, frente a los agentes, autores, lideres, grupos, infomedios, corporaciones, instituciones, sectas, fuerzas, movimientos y emisores que, por medio de las instancias de encarnación, socialización, institucionalización, referenciación y divulgación de valores, de lo política, cultural, sexual y socialmente correcto, contaminan la memoria, la historia y  otras ciencias, saberes, instancias y conocimientos, que adulteran no solo el alimento material sino el espiritual; frente a los que se apuntan a la manipulación y contaminación de la historia y de la memoria en nombre de lo que se tercie y sea menester, y por medio del pan, circo y todo tipo de movidas, de toda suerte de conmemoraciones, de tinglados propagandísticos y publicitarios sagrados y/o profanos; frente a lo que acabo de apuntar, y mas cosas que podrían añadirse, creo que hay que defender, practicar y difundir, con honradez, humildad y máximo rigor, con deontología profesional, la historia, las ciencias sociales (y el resto de las ciencias) comprometidas con la verdad y el juego limpio, caiga quien caiga y cueste lo que cueste.

Alguien dijo que con buenos sentimientos no se hace buena literatura y que el camino al infierno esta lleno de muy buenas intenciones. Pues bien, la historia, las ciencias sociales, de la naturaleza, las duras, las blandas y las de logic fuzzy, no se hacen solo con buenos sentimientos. Recordemos en este sentido a Hölderin: ³Algunos queriendo hacer de su Estado un cielo lo convierten en una verdadero infierno². Brech lo dice mas suavemente (si cuadra porque estaba implicado en los caminos que propusieron y que llevaron al totalitarismo): ³Desgraciadamente queríamos preparar caminos para la amabilidad/ pero no hemos podido ser amables².

Los grandes autores rusos Ajmátova y Brodski, que sufrieron en sus carnes estas vías infernales, son muy explícitos al respecto. La bella poeta Anna Ajmátova (de la que, entre otros, se enamoró Isaac Berlin):  ³Eran tiempos en que solo los muertos sonreían/ alegres por haber alcanzado al fin el reposo². El gran poeta ruso
Joseph Brodski, que en 1964 fue acusado de parásito y condenado a cinco años de trabajos forzados por el comunismo soviético, y que en 1972 fue expulsado de Rusia; Brodski, premio Nobel de literatura en 1987 y al que Ajmátova le dedico alguno de sus libros, escribió: ³Libertad es cuando uno olvida las letras que componen el nombre del Tirano y la saliva de su boca es más dulce que el Pastel Persa, y aunque su cerebro se estruje y apriete como los tarros de un carnero, ni una gota cae de los ojos azul claro².

ALGUN CASO CONCRETO DE MANIPULACIÓN, CONTAMINACIÓN Y OCULTACION DE LA HISTORIA

Llegado a este punto, y habida cuenta que sigue habiendo en el mundo gulags, campos de concentración, mucha censura, represión y corrupcion, y que en España ningún medio se ha hecho eco de la muerte a los 94 años, el 30 de junio del 2004 y en París, de Jacques Rossi, pero, sí y ampliamente, medios internacionales como Le Monde (que le destina casi una pagina entera a su vida y obra, a vivencias terriblemente crueles y sádicas en el gulag) y otros, quiero recordar, homenajear a este antiguo agente del Komintern que pasó 24 años de su vida, entre 1937 y 1961, en los campos soviéticos de concentración acusado de ³espionaje².

Como dice Le Monde (02-07-04): ³Era un testigo del siglo XX del totalitarismo comunista que nunca cesó, desde que salió del campo de concentración soviético, de denunciarlo, y a lo que consagró su obra mayor el Manual del Gulag, que fue publicada en Francia en 1996 después de tener que esperar bastantes años para su edición².

Continua Le Monde: ³Rossi ha sido desconocido en Francia durante largo tiempo, pues, como el decía sonriendo Œdebía de ser molesto¹. En 1985, a su vuelta a París desde Polonia, se encontró con el rechazo a ser publicado por varias casas editoras: ŒUsted va a ser recuperado por la derecha¹, le decían²; ³Dar cuenta del gulag, como dice él, Œla forma mas pura del marxismo-leninismo¹, alteraba muchas sensibilidades, levantaba grandes ampollas, incluso años después de lo contado por Solzhenintsin² (el autor de los tres volúmenes de Archipiélago Gulag y que, al ser publicados en el extranjero, fue expulsado de la URSS en 1974), incluso muchos años después de lo contado por Chalamov a quien admiraba tanto².

Rossi se refiere a la obra monumental del ruso Varlam Chalamov en la que, de forma muy minuciosa, cincelada, rigurosa, fría, púdica y muy original, cuenta la vida en el Gulag, en el campo de concentración soviético de Kolyma, donde pasó 17 años. Esta importante y decisiva aportación para la historia de la humanidad, en diciembre del año 2003 se ha visto reunida por primera vez en una edición integral de 1.536 paginas por Ediciones Verdier, ha sido traducida del ruso por un equipo de expertos y se titula Récits de la Kolyma (de Varlam Chalamov).

Sigue Le Monde sobre Rossi: ³Hubo que esperar a enero 1995, a que fuese publicado un articulo en el diario International Herald Tribune titulado ³Documentar los horrores del gulag soviético² para que la luz se hiciese sobre el destino fuera de lo común de Jacques Rossi². Y añade: ³Cuando los historiadores quieran escribir la historia definitiva de la Unión Soviética, escribe el Herald Tribune en 1995, tendrán que recurrir a este francés nacido en Polonia para poder conseguir numerosos detalles sobre este vasto sistema penitenciario que fue el gulag².

En este articulo del diario francés, dice Rossi: ³Considero inútil tratar de saber cual de los totalitarismos, en nuestro siglo, fue el mas bárbaro, habida cuenta que los dos han practicado el pensamiento único y dejado montañas de cadáveres².

Finalmente, Le Monde dice lo siguiente: ³Nunca las autoridades francesas hicieron gestiones para liberar a Jacques Rossi del gulag. En una ocasión fue expulsado de la embajada francesa en Moscú donde la esposa de un diplomático le dijo ŒVa usted a mancharme el piso¹².

Claro que junto a los totalitarismos, a los fundamentalismos, a la contaminación política, históricaŠ de ayer y de hoy, esta  también la vieja y nueva corrupción que viene actuando incluso en los países mas avanzados y, mucho mas aún, en los que domina y se impone el juego sucio, en aquellos donde la política, la justicia, los responsables públicos y privados (incluidos los eclesiales), los poderes políticos y civiles (en el poder, la oposición y el resto de los campos sociales incluidos los eclesiales, pero también los movimientos sociales, las ONGs, el voluntariado, las fundaciones, etc.), en los campos socioeconómicos, educativos, universitarios, científicos, técnicos, profesionales, funcionariales, culturales, infomediáticos y sociales, se dejan llevar, impregnar,  socializar y contaminar por dicho juego sucio y no dudan en manipular, en degradar la historia y su ciencia.

Hablamos de la corrupción que se lleva a cabo en el marco de hard y soft power, de las formas arcaicas y complejas de dominación, y de unos agentes, grupos y medios dispuestos, llegado el caso, a manipular la historia y todo lo que sea necesario, a deslegitimar, desestabilizar, liquidar física, simbólica, icónica, infomediática, cultural, intelectual e históricamente, es decir, dispuestos a liquidar material e inmaterialmente a  todos aquellos que no se plieguen a sus mentiras, engaños e imposiciones, dispuestos a colaborar activamente con los que lo hacen, etc.; dispuestos a lo peor de lo peor con tal de imponerse, de vengarse, de dar rienda suelta a su envidia, odio, frustración y resentimiento (hay diferentes autores, como  Jean Pierre Dupuy y otros, que vienen señalando que la mano invisible que mueve a muchos agentes, grupos, fuerzas sociales es la envidia, el odio, la frustración, el afán de vengarse y así echan mano de Marx, Lenin, Mao y otros autores, teorías -que dan lugar a viejas-nuevas religiones sagradas, civiles-, etc. que les permiten legitimarse, legitimar sus odios, perversiones y liquidaciones, sus linchamientos materiales e inmateriales. Marx: ³Ojo por ojo, diente por diente; las represalias son las que mueven el mundo²), pero también para acceder al poder, para mantenerse, reproducirse y beneficiarse del mismo, de sus riquezas y privilegios.

Hace unos días (el 9 de julio del año en curso 2004) un periodista fue asesinado en Moscú (en otros países se viene censurando, persiguiendo, ninguneando, chantajeando, amenazando, asesinando a periodistas, a agentes que denuncian la corrupción tanto política, económica, mediática, judicial, civil, militar, policial, eclesial, nacionalista, fundamentalista, internacional, local, nacional y global, la que se da, y con gran peligro, en múltiples campos). El periodista asesinado en Moscú era el director de la revista Forbes en ruso y estaba investigando la historia mas próxima, la riqueza de alguno de los nuevos magnates rusos.

Por tanto, y después de comprobar cómo unas historias tratan de taparse, mientras que otras se manipulan y censuran, creo que las ciencias sociales, como en este caso la historia, hay que hacerlas con honradez, mucho trabajo, mucha profesionalidad, máximo rigor y mucha humildad, y con el fin de contribuir a la búsqueda de la verdad, de la historia verdadera y a su divulgación, sin ningún tipo de contaminaciones, concesiones y claudicaciones.  

CLASICOS, REFERENTES DE LA HISTORIA

Creo que la historia hay que hacerla teniendo en cuenta lo que nos legaron los grandes precursores, padres de la historia, de esta ciencia, a saber:

- Herodoto: nunca hay que cansarse de investigar para tratar de establecer la verdad; nunca hay que cansarse de buscar aquellos hechos públicos y privados que contribuyen a una memoria verdadera, a una historia verdadera.

- Tucídides: el historiador por encima de todo debe de ser minucioso al tratar los hechos con los que trabaja, y con el objetivo de contribuir al mejor saber histórico.

- Polibio: hay que tratar de buscar la universalidad de la historia por medio del máximo rigor en el tratamiento de los hechos.  

- Cicerón: ³Historia testis temporum, lux veritas, vita memoriae, magista vitae, nuntia vetustatis², es decir, La historia es testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, heraldo de la antigüedad.

- Recordemos, también, a Isaac Newton: ³He podido ver mas lejos porque me he formado a hombros de gigantes².

- Pero no olvidemos tampoco a  Antonio Machado y a su a su profesor Juan de Mairena: ³El amor a la verdad es el mas noble de todos los amores. Sin embargo no es oro todo lo que reluce. Porque no faltan sabios, investigadores, eruditos (escritores, intelectuales, historiadores, jueces, magistrados, fiscales, sociólogos, economistas, científicos en general, etc.) que persiguen la verdad de las cosas y de las personas en la esperanza de poder deslustrarlas, acuciados de un cierto afán de reputaciones y excelencias²; ³Lo corriente en el hombre es la tendencia a creer verdadero cuanto le reporta utilidad. Por eso hay tantos hombres capaces de comulgar con ruedas de molino. No penséis que vuestro deber de retóricos (de historiadores, de científicos, profesores, intelectuales, magistrados, fiscales, etc.) es engañar al hombre con sus propios deseos. Señores, la verdad del hombre empieza donde acaba su propia tontería. Pero la tontería del hombre es inagotable. Sed modestos yo os aconsejo la modestia²; ³Tu verdad, no la verdad, y ven conmigo a buscarla la tuya guardatela².

EL TRABAJO DE HISTORIADOR

La verdad científica, la verdad histórica que defiendo es la que propone el gran historiador Jacques Le Goff. Este, en su libro Pensar la historia en el capitulo ³La historia como ciencia: el oficio de historiador², dice: ³ La mejor prueba de que la historia es y debe ser una ciencia la constituye el hecho de que necesita técnicas, métodos, y que se enseña².

Le Goff, en este capitulo, citando a varios autores, añade: ³califico a la historia como estudio llevado científicamente; y sin documentos no hay historia².

Pero ¡ojo! Le Goff habla de documentos, archivos, materiales, fuentes, en sentido muy amplio, entendiendo como tal todo aquello que, seleccionado críticamente y debidamente tratado con las teorías, los conceptos y las hipótesis, con los métodos y las técnicas, con la herramientas científicas adecuadas que aportan la historia y otras ciencias vinculadas con esta; Le Goff habla de todo aquello que permita verificar las hipótesis en juego y establecer la verdad de los hechos, de lo vivido, es decir, como el pasado se inscribe e influye en el presente y establece unas condiciones, un marco de juego para el futuro.

El maestro Le Goff, que hizo el prefacio de la obra clásica de Marc Bloch (ejecutado por los nazis): Apologie pour l´histoire ou Métier d´historien y que califica como "la puesta en activo de su metodología", en una entrevis-ta en la revista mensual Le Monde de l´éducation (2000) dijo: "El historiador de oficio se distingue de los otros por el uso de las fuentes".

Hemos citado a  Marc Bloch, padre, creador, en 1929, de la escuela de Annales (junto a Lucien Febvre y posteoriormente Fernand Braudel), a quién se homenajea en este Congreso Internacional de ³Historia a Debate² y que se abrió con la conferencia plenaria de su hijo Etienne Bloch (de la Association Marc Bloch) : ³Mieux conaître Marc Bloch. Quelques aspects de son oeuvre².

Quiero sumarme a este homenaje muy merecido al gran historiador Bloch, ciudadano y científico ejemplar que murió luchando por la libertad y la democracia y contra el totalitarismo nazi. Y lo quiero homenajear citando a autores que sufrieron el totalitarismo nazi y comunista (podríamos añadir nuevas formas de totalitarismo: la fundamentalista del tipo talibán, jomeiniano y otros formatos; la nacionalista del tipo yugoslavo y otras modalidades; la tribal, indigenista del tipo ruandés y otras, etc.) y que, sobre estas crueles formas de dominación, dejaron escrito lo siguiente: ³ Conviene señalar que la mentira por arbitraria que sea, crece, se ramifica, se organiza, se convierte en un sistema, cobra perfil y punto de apoyo y, a partir de cierto grado, sustituye a la realidad, se transforma ella misma en realidad y empieza a ejercer una presión irresistible no solo sobre el mundo sino sobre el propio autor de la mentira².

Bloch (que como todos los autores debe de ser analizado crítica pero honrada y fundadamente con el fin de buscar la verdad y divulgarla), con su acción como ciudadano e historiador, dio su vida por la libertad y la democracia al luchar con el máximo rigor y energía contra las grandes mentiras, manipulaciones y contaminaciones llevadas a cabo por totalitarismos de alta, media y baja intensidad.

Un buen ejemplo de lo que, en mi opinión, es hacer buena historia lo ofrece el gran historiador francés Enmanuel Le Roy Ladurie, profesor del Collège de France y que acaba de publicar (junio 2004) el primer tomo de  Histoire humaine et comparé du climat. Canicules et glaciers, XIII-XVIII siècles. Asunto polémico y de la máxima actualidad.

Estamos ante uno de los grandes maestros de la historia del clima que, en esta penúltima obra suya, maneja todo tipo de fuentes, archivos, documentos, estadísticas, datos biológicos, meteorológicos, médicos, científicos, políticos, socioeconómicos, sexuales, demográficos, historias de vida, etc..

Le Roy Ladurie en esta obra sale al paso de tópicos y lugares comunes sobre el clima, sobre el tiempo. Lo que también acaba de hacer Le Goff con uno de sus últimos trabajos sobre el mercado y los comerciantes en la Edad Media.

Le Roy Ladurie dice que ³no hubo que esperar al efecto sierra (el llamado calentamiento de la tierra por las emisiones de CO2 y de otro tipo) para vivir grandes canículas, como por ejemplo, las de los años 1206, 1473, 1526, 1540, 1556, o los dos veranos caniculares de 1718-1719 con máximas térmicas como las que se vivieron en la región de París y el valle del Loira, y que provocaron cerca de 450.000 muertos de una población de 20 millones de franceses². Señalemos que en París y otras partes, en agosto 2003, una gran ola de calor provoco la muerte a cerca de 15.000 ancianos en Francia, la cuarta potencia económica del mundo.

En fin, recordando el bolerazo ³Historia verdadera² del Quinteto Barbarisimo (QB) con el que empezábamos este trabajo, terminemos apuntando lo siguiente: para enfrentarse a los caciques, dominadores, mandarines, embaucadores, nomenklaturistas y contaminadores de ayer y de hoy, y a sus agentes y medios que, en nombre de lo que se tercie (Rosalía de Castro: Luz e progreso en todalas partes/ mais o odio, a envexa, a mentira e a oscuridade nos corazons²), en la practica real manipulan las memorias y la historia, promueven la mentira y el odio, fomentan el olvido, generan el gato por liebre y contaminan el alimento espiritual; frente a todo esto conviene defender siempre, con la máxima honradez, humildad, profesionalidad y rigor científico, la memoria verdadera, la historia comprometida con la verdad y su divulgación, y al margen de todo tipo de fundamentalismos, ideologicismos, maniqueismos, sectarismos, juegos sucios, corporativismos, oportunismos y narcisismos.

Terminamos, por tanto, como empezamos, echando mano de la poesía. En primer lugar de Pessoa que también se preocupó por la historia, la economía y la sociología: ³Uns cos olhos postos no pasado ven o que nao é; outros cos olhos postos no futuro ven o que nao pode ser. Porem, esta tudo certo, esta tudo completamente certo, o  pior é que esta tudo errado². Unos, con los ojos puestos en el pasado ven lo que no es; otros, con los ojos puestos en el futuro ven lo que no puede ser. Empero, esta todo cierto, esta todo completamente cierto, lo peor es que esta todo errado.

Pues bien, para que no este todo errado, ayer, hoy y mañana, hay que contar, entre otros, con buenos historiadores, con buenos científicos sociales y de otros campos, con buenos periodistas y profesores comprometidos honrada, rigurosa y deontológicamente con la búsqueda de la verdad y su divulgación.

Por último, recurrimos al gran poeta gallego Ramon Cabanillas, devanceiro, precursor de la gran poesía gallega junto a Rosalía de Castro y Curros Enriquez, y que, mas o menos, señalo: ³Camiño longo, camiño das nosas vidas. Que sexa un camiño comprometido sempre co xogo limpo e a fraternidade  infinda, ca libertade, a historia verdadeira e a verdade, ca boa poesía e a mellor filosofía, a dos bos, lediciosos e xenerosos². Camino largo, camino de nuestras vidas. Que sea un camino comprometido siempre con el juego, con la competencia limpia y la fraternidad infinita, con la libertad, la historia verdadera y la verdad, con la buena poesía y la mejor filosofía, la de los buenos, venturosos y generosos.

NOTAL FINAL SOBRE LAS CONDICIONES DE TRABAJO DE LOS HISTORIADORES Y OTROS ESTUDIOSOS Y CIENTÍFICOS

Por cierto, en España y en Galicia, y puesto que estamos en un Congreso internacional y constantemente se esta hablando de la necesidad de potenciar la I + D + I, quiero aprovechar la ocasión para llamar la atención sobre los archivos (públicos, eclesiales, etc.), las estadísticas y las fuentes, sobre los medios materiales, económicos, humanos, técnicos, informáticos, bibliográficos, estadísticos, documentales, etc., sobre sus graves carencias y deficiencias, sobre su excesiva burocratización y funcionarismo (por no hablar del clientelismo, amiguismo, etc. para acceder a las fuentes y a otras instancias), sobre el difícil, el muy difícil acceso a las fuentes, sobre las malas condiciones de trabajo para bastantes becarios, profesores e investigadores y, por supuesto, para los estudiantes y los usuarios en general, en el campo de la historia, de la economía, la sociología, de las ciencias sociales, etc.

Lo cual deja bastante que desear por no emplear términos mucho mas duros. Hay que gastar mucho menos en movidas múltiples y en asuntos de ostentaciones varias, y que no son nada prioritarios, por no hablar de determinados y graves agujeros económicos universitarios que no se han explicado  oportuna y debidamente, ni de la lamentable situación y muy grave discriminación en que se encuentran un significativo porcentaje de becarios, profesores e investigadores universitarios gallegos tanto en sus malas condiciones laborales (precariedad, etc.), salariales, como de contratación, como en los muy escasos y deficientes medios que tienen a su disposición para llevar a cabo su trabajo.

Hay que preocuparse mucho mas en serio por mejorar las dotaciones de medios, las infraestructuras y servicios universitarios, por su funcionamiento, para que este se lleve a cabo con mucho mas rigor y eficacia, y no solo en el discurso, en la ideología proclamada y para la galería, sino en la practica real.

Hay que preocuparse por promover unas buenas y dignas condiciones para poder estudiar, investigar y trabajar científica y universitariamente de forma honrada, digna, rigurosa y competitiva.

España, que se dice que es la 8ª potencia económica mundial, sin embargo en fuentes, documentos, publicaciones, estadísticas, en series estadísticas históricas (hay grandes lagunas, una gran falta de dotaciones en este sentido que debería solventarse con la mayor rapidez y con todas las garantías para poder trabajar en las mejores condiciones en lo relativo a la disposición de buenas fuentes, de buenas series históricas tanto documentales, como estadísticas, de buenos medios, documentos y materiales de trabajo, de buenas condiciones y facilidades para investigar), en archivos (en su informatización, digitalización, acceso a los mismos), en centros bibliográficos y de documentación (y que funcionen adecuadamente), en el acceso fácil, cómodo y rápido a las fuentes, a los datos, en medios materiales, humanos, técnicos, informáticos, económicos, bibliográficos, etc., para la investigación, el trabajo científico y universitario, esta a la cola de la OCDE  e, incluso, se ve superada por naciones mucho mas atrasadas.

Conviene tener presente que el disponer de mejores fuentes, estadísticas, archivos, medios documentales, técnicos, informáticos, materiales y humanos para la investigación, el trabajo educativo, universitario, científico-técnico, profesional, socioeconómico, etc., y de un acceso infinitamente mejor a dichas fuentes, medios, instancias, etc. es un claro, un riguroso indicador de una sociedad mas abierta, informada, transparente, rica y democrática que, de esta manera, defiende y potencia el juego limpio, el enriquecimiento formativo e informativo, la mejor documentación de su ciudadanía, el enriquecimiento humano, espiritual.

Fdo. Miguel Cancio, economista y sociólogo profesor de Sociología, Sociología de la empresa y Socioeconomía del desarrollo y los movimientos sociales en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Santiago de Compostela (Galicia-España)/ 05-07-06/ Pagina web: miguelcancio.com


© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....