ASESINATOS, JUECES, POLICIAS, MEDIOS Y SOCIEDAD

ASESINATOS, JUECES, POLICIAS, MEDIOS Y SOCIEDAD

Es inadmisible publica, judicial, policial, mediática y socialmente lo que acaba de pasar con el caso de las jóvenes Waninkohf y Carabantes asesinadas en Andalucía.

El sistema del jurado, junto al continuo e inadmisible morbo mediático montado para conseguir audiencia a cualquier precio, se viene saldando por fracasos estrepitosos y que no pueden ni deben continuar. La justicia sigue siendo un grave problema en España como demuestra buena parte de al ciudadanía que no confía en la misma, y la sitúa entre las instituciones publicas peor clasificadas en confianza y prestigio social.

¿Cómo es posible que la judicatura y la policía se dejasen arrastrar y llegar al extremo de condenar sin pruebas concluyentes a Dolores Vázquez por el asesinato de la joven Waninkohf, y después del linchamiento personal-mediático-social que se hizo contra la misma?. Los jueces y policías no son morbosos y muy irresponsables medios de comunicación que se valen de lo que sea (o incluso lo inventan, se hacen pasar por lo que no son, etc.), de los celos patológicos y liquidadores, etc., para ganar audiencia a cualquier precio y sin importar las consecuencias. Los jueces y policías deben trabajar con gran honradez y responsabilidad, con el máximo rigor y con los nuevos medios psicosociológicos, bioinformáticos, telemáticos, estadísticos, etc., que la técnica pone a su alcance. ¿Cómo es posible que no se hayan utilizado en España las informaciones sobre el amplio historial del asesino ingles, enviadas por la policía inglesa, pues, dicho asesino ya había cometido graves delitos sexuales en Inglaterra?. ¿Cómo es posible que anden sueltos por pueblos, barrios y calles, en España y otros países de la Unión Europea, asesinos, violadores y maltratadores en serie, y que, debido a una forma muy negativa y peligrosa de entender la justicia, son rápidamente puestos en libertad y vuelven a cometer nuevos asesinatos y muy graves abusos?.

En varias partes de España, incluida Galicia, han tenido lugar varios asesinatos y violaciones de chicas, similares a los que acabamos de señalar, y varias desapariciones de chicas, que llevan bastante tiempo sin esclarecer. Y ahí siguen, a nadie le importa, ni a los gobiernos central, autonómicos y locales, ni a los jueces, la policía y los medios de comunicación, ni a los parlamentos y fuerzas políticas, sindicales y sociales mucho mas preocupados por gastar, por dar cuenta de movidas varias mucho menos prioritarias, en lugar de preocuparse por la defensa de la justicia justa y del trabajo, juego, competencia, cooperación, critica y representación dignos y limpios. Una parte de asesinatos, violaciones, etc., como los que estamos comentando, tienen lugar en el marco de las movidas de ocio, festivas, sexuales y/o de drogas (individuales y grupales en las que a algunos, a varios, muy cargados, se les va la mano), etc. Los delitos de violaciones y agresiones sexuales, según el último informe del Fiscal General del Estado, han aumentado el año 2002 en un 10%.

Es urgente reforzar, con la máxima integridad y eficiencia, el trabajo de seguridad judicial y policial. Reforzarlo: con un aparato judicial mucho menos politiquero, partidista, oscuro, clientelar y corporativo, y mucho mas honrado, trabajador, competente, claro y eficaz; con policías, fuerzas de seguridad mucho mas honradas, eficientes y coordinadas local, nacional e internacionalmente, presentes en la calle, aldeas, pueblos y barrios, día y noche, a escala rural y urbana, y no en los despachos donde sigue habiendo bastantes miembros de las fuerzas de seguridad en puestos que no les corresponden; con todo un amplio y buen dispositivo judicial y policial para investigar bioinformáticamente, y con las nuevas tecnologías (bancos de pruebas de ADN; colaboración y coordinación real e inmediata de las fuerzas de seguridad españolas e internacionales como permite Internet; seguimiento estadístico de las faltas, de la reincidencia en las mismas y de los delitos; creación de equipos de inspección internos, con la máxima honradez y firmeza, en las diferentes fuerzas de seguridad y servicios vinculados con la seguridad, con las diferentes formas de delincuencia; etc.); con una política de seguridad preventiva y ejecutiva (luchar de forma competente contra la delincuencia y contra sus causas) debidamente dotada y que ponga en marcha redes societarias en las que intervengan los poderes públicos, la judicatura, la policía y la asistencia social junto a los ciudadanos, los medios de comunicación, educativos y culturales, las redes societarias, las asociaciones civiles, las comunidades rurales y urbanas, con el fin de combatir la inseguridad a los diferentes niveles; con unos medios de comunicación muchos mas rigurosos y mucho menos vendidos al morbo, a la basura informativa mas condenable, repudiable, degradante y envilecedora.

SEGURIDAD, DEMAGOGIA, BASURA Y DEONTOLOGIA PROFESIONAL

El PSOE, y otras fuerzas, mantienen las mas altas cotas de demagogia con el grave problema de seguridad. Y, ahora se apunta también a los casos Waninkohf y Carabantes, que han tenido lugar en una comunidad autónoma como la andaluza que viene estando gobernada local y autonómicamente, y desde hace bastantes años, por dicha fuerza política.

El PSOE es el responsable del Código Belloch, conocido como el Código progre o Código Fumanchú, que ha sido una autentica coladera para las faltas, la delincuencia de los diferentes cuellos, y ha tenido ya que reformarse en varias ocasiones. El PSOE ha mantenido la peor de las demagogias con los emigrantes sin papeles y similares, cuando las mafias, el crimen organizado, lo traficantes de drogas, personas, armas, materias primas, etc., cuentan con grandes medios para manipular a los emigrantes, para comprar voluntades por abajo pero, también, por en medio y por arriba, etc. Los asesinos, violadores, delincuentes pequeños, medios y grandes, bandas de gamberros y alteradores del orden público, maltratadores, traficantes, mafiosos, ganster, corruptos, etc. se valen de la democracia y los derechos humanos para mejor violarlos e incumplirlos grave, reiterada y sistemáticamente. Por ello, hay que ser mucho mas rigurosos en su concepción y aplicación a escala local, nacional e internacional.

Los trabajos de Osborne, Plastrik, Gaebler (La reducción de la burocracia: cinco estrategias para reinventar el gobierno; La reinvención del gobierno: La influencia del espíritu empresarial en el sector público), etc., han estado en la base del gran éxito del alcalde Guliani que consiguió unos grandes resultados en su lucha contra la inseguridad en Nueva York. Guliani, después de dejar la alcaldía de Nueva York, ha sido fichado como asesor por varios países para luchar contra la inseguridad.

La inseguridad se ha convertido en uno de los problemas que mas preocupan a los españoles y a los ciudadanos de otros muchos países. Y tienen toda la razón pues la democracia no es posible sin seguridad, garantías y principios. Al mismo tiempo, los primeros que tienen obligación de dar ejemplo son los cargos políticos y públicos, los jueces y la policía, que son los encargados de cumplir y hacer cumplir las leyes, la justicia justa. Pero, sin olvidarnos de los medios de comunicación que son los encargados, desde la deontología profesional, de informar y de hacer un critica rigurosa, comprometida con la verdad y su difusión, comprometida con la competencia, con el juego limpio.

Es urgente que los propietarios (accionistas mayoritarios y minoritarios) y máximos responsables de los medios de comunicación (nueva instancia encarnadora, institucionalizadora y socializadora dominante que, junto al grupo de amigos, ha desplazado a la familia y la educación a la hora de socializar al agente en valores, en actitudes, representaciones y pautas de conducta), que sus directores, ejecutivos, directivos, profesionales y colaboradores, y también los ciudadanos; unos y otros, preocupados realmente por la calidad de dichos medios, porque se lleven a cabo sus funciones informadoras, entretenedoras y formadoras con dignidad, principios y máximo rigor, tomen inmediatamente cartas en el asunto para luchar contra los medios y programas morbosos, basura, tramposos, amañados y violentos, contra los programas mas peligrosos, porno-politico-violentos, degradantes, manipuladores, ruines y envilecedores. Los cuales están teniendo un gran y muy negativo impacto en los niños, adolescentes y jóvenes, pero, también, en los adultos y los ancianos.

Fdo. Miguel Cancio, economista y sociólogo, profesor de Sociología y Socioeconomía del desarrollo y los movimientos sociales de la Universidad de Santiago de Compostela/25-09-03/ Pagina web: miguelcancio.com

© Miguel Cancio http://www.miguelcancio.com

Nota: Los artículos publicados son propiedad del autor. Se permite la difusión de los mismos siempre que se citen las fuentes.
Se ruega a quien utilice estos materiales lo comunique al autor ya que conocer la difusión de los mismos es importante en la valoración del trabajo.

Up....